Cuando pensamos en la tecnología de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, la NASA, de inmediato se nos vienen a la mente cohetes espaciales, trajes de astronautas, satélites y telescopios. Pero no es lo único que hacen.

Además de su “ciencia de cohetes”, la NASA se encarga de desarrollar y producir toda clase de inventos geniales, originalmente pensados para ser utilizados en el espacio pero que con el tiempo se volvieron aparatos comerciales que usamos en nuestra rutina diaria.

De 1976 a la fecha han registrado más de 2000 inventos y hasta tienen una página web llamada Spinoff en donde muestran todas sus innovaciones anualmente. Estamos tan acostumbrados a usar estos objetos, dispositivos e inventos que ni siquiera imaginamos que surgieron de la NASA.

1. Fórmula enriquecida para bebés

En la década de los ochenta, la NASA colaboró con la compañía Martin Marietta Corporation para experimentar con cepas de microalgas. Su idea era crear suministros duraderos para los vuelos espaciales más largos y se dieron cuenta de que las microalgas eran un excelente suplemento nutricional para los humanos, no solo para los astronautas. En estos experimentos se descubrió el ácido graso omega-3, que actualmente se agrega a casi el 90 por ciento de las fórmulas infantiles.

2. Espuma elástica

En 1966, la NASA contrató al ingeniero aeronáutico Charles Yost para que mejorara la protección de los asientos en aerolíneas y también para crear nuevos materiales que absorbieran energía en caso de impacto. El resultado fue esta espuma viscoelástica que terminó siendo usada no solo en vuelos, sino en toda clase de medios de transporte y protecciones como cascos.

3. Frenillos transparentes

En la NASA tienen un departamento especial de investigación avanzada en cerámica y en una colaboración con Cerdyne inventaron una cerámica llamada alúmina policristalina translúcida, que es útil en la tecnología electro-óptica y en dispositivos infrarrojos. Pero después se demostró que podía utilizarse como aparatos dentales y con este material se fabricaron los frenillos transparentes, llamados braces, que son estéticamente más atractivos que unos braquets e igual de efectivos que esos aparatos de metal.

4. Manta espacial

Por supuesto que un invento que tiene la palabra espacial en su nombre tuvo su origen en una agencia de vuelos espaciales. Estas láminas de plástico flexible recubiertas con un agente metálico se llaman tereftalato de polietileno metalizado y fueron creadas en un inicio para el Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA. Después fueron usadas en botiquines de primeros auxilios y equipo de campamento porque reflejan el 97 por ciento de la radiación térmica y reducen la pérdida de calor corporal.

5. Cristal a prueba de raspones

En los años ochenta, los científicos James B. Stephens y Charles G. Miller desarrollaron la tecnología para proteger las viseras en los cascos de los astronautas, con el fin de que fueran muy resistentes a toda clase de raspones, que protegieran sus ojos y realzaran los colores; así podrían incluso hacer trabajos de soldadura en el espacio. El revestimiento a prueba de rayones y arañazos luego fue utilizado en las gafas comunes de las personas.

6. Miembros artificiales

Las manos y pies artificiales originalmente fueron desarrolladas como dispositivos auxiliares para vehículos espaciales y fueron mejorando poco a poco hasta tener sensores y materiales muy resistentes. Si podían ayudar a un robot en el espacio, ¿por qué no iban a ser útiles a los humanos en la Tierra?

7. Bomba de insulina

Este invento fue creado por el Centro de Vuelo Espacial Goddard como un sistema para monitorear los signos vitales de los astronautas en el espacio. Posteriormente se adaptó para medir exclusivamente los niveles de azúcar en la sangre y liberar la cantidad necesaria de insulina.

8. Trajes de bomberos

Los astronautas deben soportar las condiciones extremas del espacio exterior y para ello fueron creados los textiles de polímero. Estos trajes probaron su efectividad contra el calor y por eso también los bomberos comenzaron a usarlos como parte de su equipo cotidiano.

9. Aspiradora de mano

La NASA hizo un trato con la compañía Black & Decker para que juntos fabricaran un dispositivo inalámbrico, compacto y ligero para tomar muestras de polvo y rocas en el espacio. De esta colaboración surgió una aspiradora pequeña que luego ofrecieron al público en general.

10. Neumáticos mejorados

La NASA ha hecho muchos contratos a lo largo de su historia y para crear las cubiertas de paracaídas de su sonda espacial Viking Lander, pidieron la ayuda de la fabricante de llantas Goodyear Tire and Rubber Company. Después de que esta empresa mejorara la calidad de los neumáticos, comenzaron a usar el material creado en sus productos.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon