Dicen que el pez no se da cuenta del agua en la que vive, y quizá de la misma forma, los norcoreanos no notan la cruda realidad en la que la mayoría apenas sobrevive.

En la República Popular Democrática de Corea se han esforzado mucho por hacer que tanto sus habitantes como el resto del mundo tenga una imagen agradable del país. Sin embargo, son los fotógrafos extranjeros quienes se encargan de revelarnos precisamente aquello que el gobierno norcoreano trata de ocultar a toda costa.

En estas 25 fotografías está la verdadera Corea del Norte, la que a diario vive — padece — su gente y de la que no se puede hablar abiertamente en esa nación. Los hombres detrás de estas imágenes son Michal Huniewicz y Eric Lafforgue e incluso es sabido que este último fue vetado del país por tomar fotos no permitidas.

1. Ciclistas agotadas

Muchas personas en Corea del Norte tienen que usar bicicletas a falta de otro transporte y casi siempre recorren distancias enormes. Por eso ver gente descansando a un lado del camino es una escena muy común.

2. Computadoras sin Internet ni luz

Lafforge explicó que los guías turísticos animan a los extranjeros a tomar fotos cuando visitan a las familias en sus casas e incluso les dan indicaciones a las personas para que se pongan a “usar” sus computadoras. El detalle incómodo es que muchas casas no tienen ni siquiera luz eléctrica.

3. La policía siempre vigila

Siempre hay toda clase de oficiales en las calles y supervisan hasta las más mínimas actividades, como la limpieza de estas.

4. Una tarde de pesca para sobrevivir

La pesca en lagos pequeños es la única manera que muchas personas tienen para obtener peces frescos, sobre todo en áreas remotas. Pero también carecen de botes para hacerlo y hay quienes terminan usando lo que tengan a la mano, como cámaras infladas de neumáticos.

5. Los soldados sirven en todas las tareas

Corea del Norte presume de tener un ejército muy poderoso y especializado. Sin embargo, la realidad es que muchos militares acaban haciendo tareas de campo.

6. Largas filas para el transporte

Los transportes para los trabajadores llegan a subir a decenas de empleados, quienes se alinean siempre bajo supervisión.

7. Un momento de relajación

La política norcoreana se trata de nunca mostrarse vulnerables y nadie tiene permitido tomar fotografías donde el ejército se note relajado como en esta imagen.

8. Niños sobreviviendo

También está prohibido tomar fotografías sobre la pobreza y desnutrición que padecen muchas personas norcoreanas.

9. Presumir la riqueza también es poco decente

Ya sea fotografiar a los que menos tienen o a quienes pueden costearse ciertos lujos, en Corea del Norte se esfuerzan por crear un ambiente de igualdad aunque en la vida cotidiana, la diferencia entre personas sea muy notoria.

10. Su sistema de metro subterráneo es el más profundo

El metro de Pyongyang es el más profundo del mundo y fue diseñado para funcionar como refugio en caso de ataques aéreos. Cualquiera diría que esto debería presumirse, pero el gobierno norcoreano prohíbe tomar fotos del lugar. Quizá temen que los extranjeros “estudien” las debilidades de su estructura o la imiten.

11. La falta de alimento es un grave problema

Hay personas que llegan al punto de comer la hierba de lugares públicos, pero esto es algo que los guías tratan de ocultar.

12. Mucho espacio pero nada de automóviles

Aunque las calles y carreteras en el país son muy espaciosas y modernas, casi nadie las usa porque hay pocos vehículos.

13. Hay tiendas prohibidas a los visitantes

El fotógrafo Huniewicz consiguió colarse al interior de esta tienda de víveres, pero de inmediato su guía lo sacó del lugar; no se dio cuenta de las fotografías que alcanzó a tomar.

14. Fotos restringidas en acuarios

En centros de atracción sí se pueden tomar imágenes, pero los guías indican que solo se tomen a los delfines. Huniewicz también se las arregló para capturar esta imagen donde se aprecia que la mayoría del público son soldados.

15. El mercado gris

Al no haber lugar para ninguna actividad ilegal, en Corea del Norte abundan los micronegocios en casas. La gente vende golosinas y cigarrillos con tal de obtener un ingreso extra.

16. No se acostumbran a los vehículos

La gente apenas se está haciendo a la idea de que haya tráfico de automóviles, pero las calles son tan amplias que incluso los niños se sientan en ellas y nada las pasa.

17. Un aventón a los militares

El transporte público en las calles también es muy escaso y en muchas ocasiones hasta los militares deben pedir “aventón” para llegar de un lado a otro.

18. Todo se mueve a pie

Ni siquiera en el ramo de la construcción se tienen tantos vehículos disponibles y los obreros terminan transportando a pie los materiales.

19. El llamado de la naturaleza

Este tipo de fotos que en otros lados son tan comunes, en Pyongyang son muy escandalosas.

20. Un baño en el río

La falta de servicios básicos es un problema grave que obliga a la gente a tomar baños donde puedan.

21. ¿Actores con prisa?

Aunque las estaciones de trenes están generalmente vacías, el fotógrafo Huniewicz tomó esta imagen al llegar y todo mundo parecía estar apresurado por tomar un tren. No hubo más viajes ese día.

22. La vista desde el hotel Yanggakdo, en Pyongyang

Los turistas siempre están acompañados de un guía, y esta imagen revela la frialdad de la capital.

23. Presumiendo sus edificios

Los guías también se apresuran para que los visitantes solo vean las partes más “bonitas” de la ciudad como sus rascacielos. Pero obviamente toman rutas específicas para no mostrar el lado “feo” de Corea del Norte.

24. Reglas de moda y etiqueta

Para cuidar la imagen de sus habitantes, nadie tiene permitido fotografiar a los norcoreanos que no cumplan un estricto código de vestimenta. Lafforge alcanzó a tomar esta foto antes de que su guía le pidiera no hacerlo porque el hombre que carga el cilindro se veía desaliñado.

25. Medidas de seguridad mínimas

Los estándares de seguridad en la construcción son muy relajados, con tal de que la remodelación o edificación se termine lo antes posible.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon