Conocemos a muchos actores de método que dedican horas, días y semanas para dominar las habilidades que caracterizan al personaje que van a interpretar, pero no tenemos dudas — y sí, muchas pruebas — de que Tom Cruise es uno de los más profesionales y arriesgados.

Mientras que la mayoría de las celebridades que participan en películas de acción se apoyan en los dobles de riesgo, Tom prefiere entrenar y aprender lo que sea necesario para filmar sus propias escenas con peligrosas acrobacias. Con 59 años de edad y un largo historial de películas, estas son las siete proezas más increíbles que ha hecho principalmente para la franquicia de Misión: Imposible Top Gun.

1. Voló un avión de combate

Para Top Gun: Maverick (2021), el actor aprovechó la ocasión y aprendió a pilotear un auténtico avión de la Fuerza Aérea. Tomó clases de vuelo y aunque su idea original era volar un Boeing F-18, no obtuvieron los permisos necesarios. Tom consiguió la licencia para hacer escenas a bordo de un avión de combate P-51. Además, piloteó un par de helicópteros.

2. Escaló un acantilado

En la película Misión: Imposible 2 (2000), el personaje de Ethan Hunt debía escalar por un acantilado sin usar equipo de protección. Todos insistían en usar a un doble de acción, pero Tom decidió hacer él mismo la escena. En la grabación ni siquiera usaron redes de protección por si el actor caía y solo estaba asegurado con cuerdas delgadas.

3. Saltó del edificio más alto del mundo

Una de las escenas emblemáticas de Misión: Imposible Protocolo Fantasma (2011) es en la que Ethan salta desde una ventana del Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo. La propuesta original era replicar la acción con tecnología de imágenes creadas por computadora (CGI), pero Tom se arriesgó a saltar atado a una cuerda y bajar por el vidrio caliente. El viento a esa altura era muy fuerte y los efectos de sonido tuvieron que ser agregados en la edición.

4. Se sujetó con las manos a un avión

Esta fue una de las escenas más peligrosas que hizo Tom interpretando a Ethan Hunt. En la película Misión Imposible – Nación Secreta (2015), el actor fue asegurado a un arnés especial y usó lentes de contacto para evitar daños en los ojos mientras se sujetaba a un avión ¡en pleno vuelo! Aunque estaba muy nervioso, consiguió superar su miedo para grabar esta riesgosa hazaña.

5. Aguantó la respiración bajo el agua

También en Misión: Imposible – Nación Secreta (2015), uno de los momentos más tensos es cuando Ethan se sumerge bajo un tanque de seguridad lleno de agua para infiltrarse en el sistema de un servidor de información clasificada. Esta escena iba a hacerse en diferentes cortes, pero Tom entrenó para mantener la respiración durante seis minutos bajo el agua.

El actor grabó la secuencia en una sola toma y su actuación era tan buena que el coordinador de escenas detuvo la grabación varias veces porque creía que Tom realmente se había desmayado.

6. Hizo un salto imposible desde un avión

Cuando decimos que Tom llevó las escenas de riesgo a un nivel inalcanzable, lo decimos literalmente porque en la cinta Misión imposible: repercusión (2018) hizo un salto que pasaría a la historia. Tom es el primer actor en hacer un salto en paracaídas desde 7000 metros de altura y corrió el riesgo de desmayarse en plena caída debido a los bajos niveles de oxígeno.

7. Saltó en motocicleta de un acantilado

La última película del agente Ethan Hunt está llena de acción, y Tom Cruise nos dejó con la boca abierta cuando hizo este salto en motocicleta en Noruega para Misión Imposible 7. Todos creíamos que se trataba de un doble, pero en la CinemaCon se reveló que él entrenó haciendo salto en base, salto en paracaídas y saltos con motos. La escena se grabó en una sola toma con Tom saltando desde una rampa a un acantilado. El actor suelta la moto y luego abre un paracaídas para aterrizar. Es lo más arriesgado que ha hecho.

Esto es, por mucho, lo más peligroso que he intentado. Hemos trabajado en esto por años. Es algo que quería hacer desde que era niño.

El resto de los mortales ya no podemos ni subir a una bicicleta sin que nos duela la rodilla, mientras que Tom sigue filmando películas de acción y haciendo toda clase de peligrosas acrobacias.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon