No sabemos si el estrés que produce volar se combina con el alcohol y provoca que algunos pasajeros enloquezcan, pero no es la primera vez que vemos a alguien que empieza a lanzar insultos a los pasajeros en un avión y termina en la cárcel. Para evitar esto, primero deberían hacer un examen antialcohol y luego dejarlos abordar.

En un vuelo de American Airlines que iba de Los Ángeles a Salt Lake City, un pasajero identificado como Timothy Armstrong empezó a lanzar insultos a una mujer asiática que estaba en el avión. Al no controlarse, otro de los pasajeros le pidió que se tranquilizara, pero eso enardeció más a este tipo, que iba ebrio, y entonces la policía tuvo que entrar en acción.

Este tipo de 61 años vive en Las Vegas y comenzó a lanzar insultos racistas a una pasajera de origen asiático. Además, se negaba a permanecer sentado y ponerse el cinturón cuando la aeronave estaba a punto de aterrizar. La tripulación le pidió en repetidas ocasiones que atendiera las instrucciones, pero la respuesta de este hombre fue quitarse el cubrebocas y empezar a “gruñir”.

El capitán del vuelo tuvo que salir de la cabina para decirle al ebrio que regresara a su lugar y se pusiera el cinturón para poder aterrizar. Todavía lanzando insultos y tambaleándose fue a sentarse, mientras que otros pasajeros lo grababan y le pedían que se calmara. Uno de ellos, Dennis Busch, estuvo documentando lo sucedido y fue quien estuvo compartiendo videos de la conducta de Timothy.

Solo estaba observando a este tipo porque no estábamos seguros de lo que estaba sucediendo y pensé que en caso de que sucediera algo, quería grabarlo. Se levantaba de su asiento, eso realmente ponía a la gente al borde, no sabíamos lo que estaba haciendo.

-Dennis Busch

Por fortuna no hubo problemas para realizar el aterrizaje, pero al bajar del avión en Salt Lake City, ya estaban varios elementos de la policía esperando a Timothy, quien primero fue llevado a un hospital para que lo revisaran por la intoxicación alcohólica que traía y luego recibió un citatorio para que se presente en la corte y reciba el castigo por el escándalo que armó, aunque mientras tanto, no irá a la cárcel.



Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon