El encanto de lo abandonado solo puede ser igualado por la maravilla de su descubrimiento. En Londres, una firma que busca graneros y bodegas abandonadas acaba de encontrar en un viejo almacén 174 carros clásicos, todo un tesoro que asombra por lo numeroso de su contenido.

La compañía London Barn Finds puso en subasta cada uno de los automóviles empolvados que guardaba la bodega. Recientemente destinaron un día de visita para coleccionistas reconocidos y para otras empresas interesadas en los coches clásicos.

La colección está formada por modelos que van desde 1970 a principios de los años 2000. En el lote se pueden encontrar vehículos Porsche, BMW y Mercedez-Benz de distintas series, pero todos ellos valiosos, por lo que no es de sorprender que sean muy codiciados entre los conocedores.

Los carros serán subastados tal y como fueron encontrados, llenos de polvo, pues la firma considera que la tierra y la suciedad son parte del encanto del hallazgo y que el coleccionista podrá experimentar por él mismo la alegría de quitar la mugre y descubrir una joya debajo.

Algunos carros se encuentran en mal estado y necesitarán ser restaurados, lo que costaría mucho dinero, pero una vez remodelados, podrían venderse a un precio más elevado que el de compra y restauración.

La previsualización de los modelos ya se llevó a cabo, pero la subasta se hará a través de ofertas selladas. Los pujantes presentarán simultáneamente sus oferta en sobres y London Barn Finds valorará las ofertas. De todas maneras, quien compre uno de los autos tendrá que avisparse, volver a llenar los tanques con destilado de petróleo y revulcanizar los neumáticos.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon