Su maquiavélico plan estaba saliendo a la perfección y se paseó unos días en Hawái, pero todo se vino abajo por culpa de un pequeño error al falsificar su certificado de vacunación. Hasta para ser malo hay que tener un poquito de atención a los detalles.

Todo esto comenzó el 23 de agosto cuando una chica de 25 años llamada Chloe Mrozak llegó en un vuelo de Estados Unidos al Aeropuerto Internacional Daniel K. Inouye, en Hawái. Ella presentó un certificado de vacunación CDC al inspector, dijo que tenía reserva en un hotel y se fue de la terminal aérea antes de que el evaluador confirmara su información.

Por ley, en Honolulu hay una cuarentena obligatoria de 10 días para los extranjeros que no presenten su certificado de vacunación y había algo raro en el de Chloe. Los inspectores notaron que en el nombre de la vacuna decía “Maderna”, en lugar de Moderna, y este detalle hizo que investigaran su información más a fondo.

El documento también decía que la dosis de esta “vacuna” se la habían puesto en Delaware, Estados Unidos, así que desde Hawái, las autoridades llamaron al departamento de salud encargado de la vacunación en ese lugar para corroborar eso datos. Ahí se reveló que todo había sido un vil engaño.

En Delaware confirmaron que no habían estado poniendo vacunas y que tampoco tenían registro de Chloe Mrozak. Su certificado era una falsificación y, además, mal hecha. Los inspectores llamaron al hotel donde había dicho que se hospedaría, pero ahí también les dijeron que no tenían ningún registro ni reserva a nombre de la joven.

Después de cinco días, Chloe regresó al aeropuerto para volar de vuelta a Chicago y al identificarla, fue detenida por el agente especial Wilson Lau, del Departamento del Fiscal General. Al agente le dijo que en realidad había sido vacunada con un médico particular, pero ya con tantas mentiras descubiertas, obviamente no le creyeron.

Luego de arrestarla se le impuso una fianza de 2000 dólares por “por violar la Proclamación de Emergencia del Gobernador de Hawái al intentar eludir el requisito de cuarentena del estado, presentando una tarjeta de vacunación falsificada”, pero como no podía pagar su fianza fue puesta bajo custodia. Ahora espera su juicio por falsificación de documentos.

Todos deben saber que falsificar las tarjetas CDC es un delito federal y, en algunos estados, es un cargo estatal separado. En Hawái, usar pruebas falsificadas de pruebas o documentos de vacunación para viajar al estado es un delito menor que conlleva una multa de hasta 5000 y/o encarcelamiento de hasta un año por cada cargo. Nuestro departamento procesará estos delitos en la mayor medida prevista por la ley.

– Oficina del Fiscal General de Honolulu

Tal vez los días paseados en Hawái nadie se los va quitar, pero quizá no compensen el castigo que puede enfrentar por falsificar (mal) su certificado de vacunación. Chloe es una prueba de que para salirse con la suya hay que ser inteligente.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon