Las relaciones entre vecinos suelen tener dinámicas muy extrañas y conflictivas en el mayor de los casos, pero nadie hubiera sospechado que lavar la ropa interior fuera motivo de disputa entre dos mujeres. En Quintana Roo, México, una señora de 43 años acusó a una joven de querer seducir a su esposo por medio del tendedero y su ropa interior colgada.

¿Cómo no lo habíamos pensado antes, verdad?  La mujer identificada como Yuvitza E. acusó a su vecina de 23 años de “aventarle el calzón” a su marido, pues no hay juego de seducción más poderoso que la ropa interior recién lavada.

Luego de descubrir en repetidas ocasiones a su esposo admirando el tendedero de la vecina a través de la ventana, Yuvitza decidió marcar al 911 para reportar a la joven por colgar sus prendas.

Según la denunciante, la jovencita colgaba su ropa justo el día de descanso de su esposo y lavaba al medio día cuando sabía que su esposo se levantaba. Los policías que atendieron el extraño llamado no entendieron las acusaciones, pero luego le dijeron que su petición de arrestar a la joven bajo cargos de seducción y lavado de ropa interior no procederían de ninguna manera.

No cabe duda de que los celos son un mal que puede llevar a las personas a denunciar cosas exageradas. Los conflictos que estos generan suelen ser bochornosos y cómicos para quienes los presencian, pero para aquellos que están involucrados, son molestos y pueden acarrear problemas de convivencia graves.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon