Además de preocupación, parece que la pandemia por covid-19 desató otras conductas muy extrañas en las personas, como la de una mujer en Luzerne, Pensilvania, quien entró al supermercado Gerrity’s para toser y escupir sobre algunos alimentos luego de decir que estaba infectada de coronavirus. No sabemos si era una broma, pero a las autoridades no les pareció nada gracioso.

Esto sucedió en marzo del 2020, pero el juez recién le dictó sentencia a Ann Cirko por haber amenazado a las personas que compran sus alimentos en este supermercado, diciendo que los iba a contagiar a todos, sobre todo en un momento en que la confusión y la alerta reinaban en el planeta. Ahora está arrepentida.

Luego de ser detenida por las autoridades, se le hizo una prueba para saber si realmente estaba contagiada de covid-19, pero el resultado fue negativo. Sin embargo, el proceso continuó, ahora acusada de amenazas, así que Ann tuvo que aceptar que se había equivocado e incluso se disculpó, aunque no fue suficiente para el juez, quien quiso poner un escarmiento a quien se le ocurra hacer estas “bromas”.

La condena fue de dos años de prisión, pero puede salir en uno. Además, pasará ocho años en libertad condicional, lo que implica que al cometer alguna falta menor, de inmediato regresaría a la cárcel y estará bajo vigilancia. Pero eso no es todo, pues deberá pagará una multa de 30 000 dólares. Sin duda, su bromita le salió muy cara.

Tal vez la condena parezca demasiado dura, pero hay que recordar que en marzo del 2020, las cosas estaban en un punto álgido por la pandemia. Además, tosió sobre productos frescos e incluso en la panadería, por lo que los empleados del supermercado retiraron toda esa mercancía, lo que significó una pérdida de 35 000 dólares, así que la multa incluso hasta le salió barata.

La defensa de Ann alegó que en ese momento ella estaba “intoxicada”. Sin embargo, para el juez, esto no fue una justificación para su conducta y ahora tendrá que cumplir con su condena. La próxima vez que se le pasen las copas y quiera ponerse graciosa, lo va a pensar varias veces antes de hacerlo.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon