Nicolas Cage no está pasando por un buen momento y nos referimos a la escena que acaba de montar en el lujoso restaurante Lawry’s Prime Rib, de Las Vegas, donde fue confundido con un vagabundo debido a su notorio estado de ebriedad y su pobre vestimenta.

En un video que obtuvo la prensa de The Sun puede verse al actor de 57 años visiblemente borracho, con un pantalón con animal print al estilo de un tigre y descalzo, tumbado en un sillón.

Cage se puso algo pesado con el personal del restaurante, quien amablemente le pedía que saliera del establecimiento. Además, se ve que trata de entrar en pleito con la seguridad del lugar, pero al final todo lo que tuvieron que hacer fue acercarle sus chanclas para que pudiera irse.

El staff del restaurante contó que el actor estuvo bebiendo shots de un whiskey muy caro que alternó con otros shots de tequila, por lo que pronto empezó a transformarse en ese ser algo impertinente que ya se ha visto en otras ocasiones y en otros restaurantes.

Sin embargo, los comensales que se encontraban en el lugar en esos momentos creyeron que se trataba de un vagabundo entrometido. Así lo declararon a The Sun:

Estábamos en ese bar de Lawry’s cuando notamos lo que al principio pensamos que era un vagabundo completamente borracho y ruidoso. Para nuestra sorpresa, resultó ser Nicolas Cage. Estaba completamente destrozado y se estaba peleando un poco con el personal.

Diversos medios señalan que el actor ha tenido un año sumamente emocional, pues se ha casado por quinta vez y su madre murió en marzo, por lo que su estabilidad mental se ha visto afectada. Además, Cage ha pasado de ser un actor taquillero a un personaje en películas de serie B. Él mismo declaró en varias ocasiones que si no tiene trabajo, se empieza a despertar en él un espíritu autodestructivo que lo lleva a tomarse dos botellas de vino en la mañana.

A pesar de todo el escandalo que armó, no podemos negar que Cage se ve fabuloso en esos pantalones atigrados. Además, le damos puntos por preferir una bebida mexicana como el tequila y cruzarse con un Whiskey Macallan de 1980. Sin duda, creemos que este ha sido uno de sus mejores roles involuntarios en la película de su vida.



Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon