El diputado mexicano, Mauricio Toledo Gutiérrez, que huyó a Chile tras ser acusado de corrupción y enriquecimiento ilícito, aseguró que no cree en la justicia de su país.

“No creo en la justicia de México y por eso estoy aquí, creo en la justicia de Chile”, dijo el diputado por el Partido del Trabajo (PT) en conversación con La Tercera.

La Fiscalía de México lo investiga porque el legislador tuvo un incremento inexplicable de su patrimonio que no era acorde a sus ingresos en la compra de tres propiedades.

“Hacemos un llamado a que regrese de inmediato al país. Un servidor público honesto no huye ni se esconde”, indicó Rafael Chong, representante de la Fiscalía General.

Sin embargo, según la versión que entregó el diputado mexicano, en las acusaciones se encuentra un revanchismo político, ya que tiene un respaldo justificado de todos sus ingresos.

“Tengo copias del 98% de los cheques de mis ingresos. El 80% es del servicio público, el resto incluye el servicio privado y el arriendo de dos departamentos que tengo. Además, tengo un dictamen fiscal de peritos en que coinciden mis ingresos y egresos”, explicó Mauricio Toledo.

“México inició una persecución política en mi persona. Soy un perseguido político, porque me están investigando a la mala, porque me desaforaron y nunca leyeron mis pruebas. En Chile, o en una sociedad moderna como en Alemania, el desafuero no lo hace un órgano político, lo hace un órgano autónomo”, indica el legislador.

“No creo en la justicia de México y por eso estoy aquí, porque creo en la justicia de Chile, porque creo que es autónoma, porque los jueces son profundamente capacitados, pero sobre todo no tienen presiones políticas, financieras, mediáticas”, expresa el diputado mexicano. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo