A veces estar en el trabajo, frente a la pantalla por ocho horas diarias, puede ser un tanto complicado, pues en ocasiones, la inspiración no fluye por más que lo intentemos o somos víctimas del conocido “mal del puerco”, que hace que nos dé sueño después de comer. Existen varios motivos que nos hacen querer regresar a nuestra casa y disfrutar del resto del día viendo una serie mientras comemos nuestro platillo favorito.

Pero este chico llegó a otro nivel, pues aplicó la de “ahorita vengo” y se fue al baño, pero el de su casa. Aunque muchos aplican esta vieja y conocida técnica para darse un tiempo de descanso de la rutina, el chico simplemente decidió no volver.

La usuaria de Twitter Disgrace Kelly explicó que en la oficina de su esposo contrataron a un chico que comenzó sus labores un lunes y, al parecer, no le gustaron sus actividades y antes de ir a una junta, les dijo a sus compañeros “voy al baño, los alcanzo”.

Esto no fue nada extraño para los compañeros de su esposo, pero cuando los minutos pasaron y este no se presentó, comenzó a parecerles raro y empezaron a buscarlo. Al no encontrarlo en la oficina, lograron contactarlo y él respondió “Ah, sí, es que no me gustó la chamba”.

Esta publicación desató una serie de comentarios que daban su opinión sobre este tiempo de acciones, pues algunos condenaban al tipo, porque para muchas personas es muy difícil encontrar un trabajo y él lo dejó, así sin más. Mientras que otros defendían la “valentía” del chico que dejó un lugar en el que no estaba cómodo.

No es de esta generación. Los que rebasamos el medio siglo hemos visto que eso sucede en todas las generaciones. A veces el nuevo empleado es de cristal y a veces las empresas no cumplen lo que ofrecen o no informan detalles que saben que no van a agradar.

—Usuario de Twitter

Si bien se puede medir un poco el ambiente de trabajo a través de los comentarios, en el caso del chico no estamos seguros de todo el contexto que lo orilló a tomar la decisión de dejar su trabajo. Y aunque la mayoría emitieron su opinión, algunos recomendaron hacer las cosas correctamente y avisar su sentir en lugar de solo irse.



Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon