¿Qué dirías si te dijeran que el mundo entero se podría quedar sin internet por varios días o meses? Esto es lo que un estudio nuevo prevé que ocurrirá en algún momento próximo, en el que una supertormenta solar hará que todo el mundo se quede sin conexión a las redes.

El estudio titulado Super tormentas solares: previsiones para un apocalipsis del internet plantea que tormentas solares intensas se presentan cada 100 años y que una de estas podría afectar gravemente a nuestro mundo moderno comunicado principalmente por medio del internet y la electricidad.

La investigadora Sangeetha Abdu Jyothi sugiere que no estamos preparados para afrontar un colapso energético causado por un fenómeno de tormenta solar y que las consecuencias podrían ser devastadoras o muy difíciles de superar. Además, recalca que no hay suficiente resistencia en nuestra infraestructura actual contra un evento de este tipo.

Comúnmente, los vientos solares que permean nuestra Tierra no le afectan, pues su escudo magnético es capaz de repelerlos. Pero cada cierto tiempo, estos vientos cobran fuerza y se vuelven tormentas de gran peligro.

Las tormentas solares son conocidas como eyecciones de masa coronal (ECM) en granes cantidades. Esto es la expulsión de materia solar cargada con grandes cantidades de energía eléctrica y un campo magnético que la acompaña al espacio. Cuando choca con la Tierra, interactúa con el campo magnético de nuestro planeta y produce Ondas Geomagnéticas Inducidas en su corteza.

Estos movimientos eléctricos recorrerían nuestro planeta y afectarían, sobre todo, el cableado submarino y a los países que se encuentren por encima del ecuador. Esto haría que Estados Unidos quedará totalmente incomunicado. Mientras que los países asiáticos tienen más posibilidades de conservar la conexión.

Las probabilidades de que suceda una supertormenta en cada década suelen ser relativamente pocas, solo 1,6 y el 12 por ciento por década, pero los investigadores citan dos momentos en que las tormentas fueron registradas y en una de esas ocasiones se dañó el sistema telegráfico de ese entonces, incendiando kilómetros de cableado.

Un daño en los sistemas eléctricos sería catastrófico, pues solo hay que imaginar todas las cosas de nuestra vida diaria que dependen de esta energía. Ciudades enteras podrían verse afectadas junto con sus servicios de luz, salud y seguridad. Además, Abdu apunta que unas cuantas hora sin internet representan ya grandes pérdidas millonarias, por lo que un mes o más desconectados acarrearía graves problemas económicos. Según Abdu, la falta de Internet durante un día en Estados Unidos superaría los 7.000 millones de dólares en pérdidas.

El documento no hace más que arañar la superficie de un problema importante. Hay que hacer mucho para entender el riesgo y reforzar nuestra infraestructura.

Abdu pretende que este tipo de estudios sean tomados en cuenta a la hora de diseñar cualquier infraestructura de comunicación, pues ayudaría mucho en caso de que se tuviera que restablecer la conexión luego de un apocalipsis eléctrico. La investigadora señaló que la proliferación de manchas solares y sus efectos solo serán observables en algunos años o décadas,  pero que habría que estar mejor preparados para afrontar una catástrofe de este tipo.



Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon