Al menos 17 muertos y 40 heridos dejó un tiroteo en la capital de Afganistán, Kabul, que ocurrió a modo de “celebración” tras la supuesta caída de la provincia de Panjshir frente a los talibanes.

Al respecto, el portavoz de la resistencia contra los talibanes, Fahim Dashti, insistió en que no se ha producido tal caída, tras explicar que se enviaron más tropas a todos los frentes y que los talibán han sufrido “importantes pérdidas en los enfrentamientos”.

Por su parte, el líder de la resistencia, Ahmad Masud, informó que “nunca dejaremos de luchar por Dios, la libertad y la justicia”, lo que ha permitido a la resistencia de Panjshir “mantenerse firme hasta ahora”.

En un comunicado que compartió en su cuenta de Facebook, Masud agregó que esta no es la única resistencia a los talibán en Afganistán, ya que provincias como Heart “han alzado la voz por sus derechos, muestra de que la gente no ha renunciado a sus legítimas demandas y no renunciará a su legítima resistencia y voluntad”.

En tanto, uno de los portavoces de los talibanes, Bilal Karimi, contradijo las declaraciones de la resistencia e insistió en que “los talibán se han hecho con el poder en otros dos distritos de Panjshir”, en concreto los de Khinj y Anaba, cerca de la capital provincial.

Según Karimi, con estos ya han sido “conquistados” cuatro de los ocho distritos que forman la provincia de Panjshir, mientras “los muyahidines avanzan hacia el centro”. 

Esta publicación aparece primero en El Dinamo